¿Y de qué hablo hoy?

Tiempo de lectura: 5 minutos

Hoy no sabía sobre que escribir, así que me puse al teclado, puse mi lista de canciones míticas en el YouTube y salió esto:

Portada 2018

La primera idea fue escribir un post de zascas, uno de esos que tanto gusta a la gente, pero creo que toca relajar un poco la tensión acumulada en estos últimos meses por la decisión de cerrar o no cerrar el movimiento #PymesUnidas. Hoy toca cambiar el tipo de post y nos vamos a divertir un poco (al menos seguro que yo me divierto escribiéndolo).

Desde hace un tiempo tengo a varios alegados que me insisten en que dé charlas y cursos, pero a todos les hago la misma pregunta: “¿Sobre qué voy a hablar? Los cursos quedan completamente descartados porque sé un poco de todo y un mucho de nada.” Esa es la verdad, no podría dar un curso sobre nada pues mis conocimientos son amplios en varias materias, pero nunca sobre una tan concreta como para poder aleccionar a alguien. De hecho en los post doy consejos (pero solo son consejos). Claro, la respuesta obvia y la mas escuchada hasta ahora es: “Seguro que podrías explicar como ha sido tu vida laboral y ayudar a muchos”.

Ayer en el evento #GeoDC18 escuche una ponencia de Alvaro Fontela (Confundador de Raiola Networks) que, según él mismo indicó, tiene una caducidad de 3 meses. Explicaba como acudir y actuar en los distintos tipos de eventos, pero desde un punto de vista muy personal. La ponencia fue de los más entretenida y no pude dejar de pensar en los varios puntos en los que coincidimos y me dio que pensar de nuevo en esas propuestas.

Mi vida laboral ha sido muy, muy extensa… Si partimos de la base que siempre había sido una persona muy introvertida (debido a circunstancias personales) todo se complica más. En el colegio siempre fui ese niño que pasaba desapercibido (salvo por las notas) y que nunca era de los mas sociales. Llegué al instituto y todo seguía de la misma manera: un pequeño grupo de amistades, cerrado en mis cosas y no desvelando mucho sobre mi pasado. Nunca hizo mucho caso sobre lo que decían de mí el resto… (como decíamos entonces: “Rebota, rebota y en tu culo explota” (me apuesto que no has sido capaz de leer esta frase sin un cierto tonito infantil, jajaja)).

Ese asunto personal que tanto condicionó mi vida fue un maltrato físico y psicológico por parte de mi padre. 18 años soportando cosas y protegiendo al resto de la familia para evitar que pasasen lo mismo que yo pasé… terminó por minar mi actitud frente al mundo. Una losa muy cargada de llevar que se acabó el día de su fallecimiento, “muerto el perro se acabó la rabia”. Luego por un accidente laboral, perdí un ojo y eso cambió totalmente mi forma de ver la vida (si, ahora la veo distinta, jajaja). Una operación en la que tenía un 25% de quedar bien (bueno, normal normal quizás es mucho decir), contra un 75% de posibilidades nada buenas… y con dos cojones le insistí al médico en la operación… Quedé bien solo por el hecho de decirle al médico aquello de “Ves como tenía razón” jajajaja.

A partir de ese momento cambié mi forma de ser, vi todo de otra manera (claro, solo me quedé con un ojo, jajaja) y mandé a la mierda (literalmente y en su máxima expresión) todo lo que me molestaba. Digo las cosas con 3 C: Claro, Corto y con Cojones, pues sean cuales sean las consecuencias de mis palabras yo las asumo (algo que mucho no hacen, en España se esconden muchas manos tras tirar las piedras). Desde ese día dejé de ser tan introvertido y me abrí más. Asumí trabajos de “cara al cliente” y me sentía más cómodo hablando con otras personas que no conocía de nada (aunque el trabajo de comercial lo sigo odiando).

Tal fue el cambio que cuando comencé con #PymesUnidas nos dio la locura de organizar un evento de Networking al cabo del año. Claro, lo que no sabéis es que durante ese primer año nadie supo quien estaba detrás de una marca que estaba causando impacto en las rrss. Así que lo organizamos en Madrid, un pequeño evento para 50 personas con varias ponencias. Por la mañana le indiqué a mi socio Jose que sería él quien tendría que llevar la batuta de presentar el evento y de presentar a los ponentes, pues yo aún no me veía capaz de hacerlo. Yo me puse en el evento para recibir a la gente (recordad que nadie nos conocía) y según iba llegando la gente me iba presentando. La respuesta más oída al presentarme fue: “Por fin te conocemos”. Iniciamos el evento, me pongo al frente y empiezo a presentarnos, a presentar #PymesUnidas y a hacer de Speaker. Cuando terminé de presentar al primer ponente, una vez retirados del escenario me dijo Jose (siempre recordaré la frase): “Pero no era que iba a presentar yo el evento, que llevo todo el día preparándomelo…” Nos echamos a reír porque fue algo tan espontáneo que no sabía como parar de hablar, jajaja.

En estos 4 años de vida con #PymesUnidas he descuento muchas cosas que no sabía de mi mismo. Tengo una percepción para detectar personas tóxicas, para detectar la posibles colaboraciones que me pueden salir ranas, para detectar si una persona está bien o si está pasando por problemas (y eso a través de las rrss, que es más difícil todavía), se escuchar a quién me lo pide correctamente (que no soy un saco sin fondo para tragar problemas ajenos) y tengo una capacidad innata de sacar la sonrisa de una manera distinta (con un toque de humor del norte, quizás en ocasiones un poco bestia, pero siempre sin ánimo de ofender a nadie ni de hacer daño). Pero también aviso, todo lo que tengo de bueno lo puedo llegar a tener de malo, y la gente no quiere ver esa parte de mí, ni verme cabreado.

En estos 4 años he sacado muchas sonrisas, tanto a gente que me lo ha solicitado, como aquellos, que sin decirme nada, he visto que necesitaban una sonrisa en los labios.

Pero vamos a hacer un resumen del porque de este post. Este post viene por la idea de ¿Cuan capaz eres de cambiar la vida de la gente? ¿de transformar totalmente tu vida? ¿De realizar lo que nadie se ha atrevido a hacer hasta ese momento? ¿De poder demostrar al mundo que todo el mundo es capaz de hacer cosas increíbles si se lo proponen? Yo lo aprendí a las malas… tuve que perder un ojo (y ver de manera diferente la vida, que no veáis lo que jode no poder ver las pelis en 3D, jajajaja), para poder darme cuenta del potencial que durante tantos años lleve encerrado dentro. Este Post es un consejo de la vida (recordad que yo no alecciono a nadie) para que hagáis una reflexión sobre que podéis hacer que hasta ahora os daba miedo. Por cierto, no soy Coach, ni pretendo serlo ni quiero que se me enmarque en ese aspecto. Solo soy un amigo que un día decidió darle la vuelta a la normalidad y actuar contracorriente del mundo para vivir en libertad.

Así que, mis queridos niños, piensa 5 minutos en ti, manda a la mierda todo lo malo y reflexiona sobre un proyecto que jamás te has atrevido a realizar… Seguro que lo ves de manera diferente. Por cierto, la consulta son 500€ a ingresar en mi cuenta, para próximas sesiones os haré un descuento si os hacéis miembros de #PymesUnidas jajajajajaja

 

Endika Lousa 

CEO de Pymes Unidas España

https://somospymesunidas.es

https://www.facebook.com/ElCapidePymesUnidas

 

 

¿Y de qué hablo hoy? –

Obra Registrada: CC by-nc-sa 4.0 – Autor: Pymes Unidas

 

Safe Creative #1805257180852

Impactos: 12

Deja un comentario

error: Este contenido está protegido !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: