¿De Ángel a Demonio?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Como ya avancé ayer, hoy va a ser un post cañero. El motivo que hoy nos ocupa es la rápida transformación de una persona de ser un ángel a estar demonizado.

Pymes Unidas

Todos conocemos algún caso cercano, incluso es posible que vosotros mismos hayáis pasado por esa fantástica transformación milagrosa digna de un Oscar.

¿Por qué no nos explicas esto Capi? Por supuesto, poneros en situación. Estáis trabajando durante años en una misma empresa, normalmente elaborando tareas que no compiten con vuestro contrato (normalmente superiores a vuestra categoría) y cobrando un salario inferior. Llega un momento, lógico y esperado, en el que os cansáis y os quemáis. Os queréis marchar de ese trabajo y se lo decís al jefe. En ese preciso momento pasáis a ser el peor demonio del mundo.

¿Qué motivo puede causar esta transformación? Se alega a una traición a una empresa, alegan que se deja a la empresa tirada. Pero nadie alega que trabajas por un sueldo y cualquiera te puede pagar ese sueldo. Nadie alega que ellos te están pagando menos por hacer un trabajo superior.

Eres un ángel porque aceptas esa forma de esclavitud moderna de trabajar por un sueldo, y pasas a demonio porque reclamas tus derechos y un trato justo. No se trata al trabajador como se debe y solo es un mero activo como cualquier pieza de la empresa.

¿Es esto normal? Para nada, es una práctica ilegal. Uisss perdonad, que estamos en España, que aquí es normal denigrar la valía de un trabajador. Es normal escatimar dinero, esclavizarle bajo la amenaza continua de despido y presionarle para ejecutar trabajos que no ha sido contratado.

¿Cómo se puede combatir esto? Con mucha facilidad: realizando un buen trabajo, pero ojo solo el trabajo para el cual has sido contratado. ¿Por qué realizar las tareas de encargado si no eres más que un peón? Si el jefe se queja, con sacarle una copia del contrato seguro que recula. Las cosas se demuestran, pero por ambas partes tanto por la parte del trabajador como de la empresa.

Seguramente os estaréis preguntando el motivo de este post. Por dos personas conocidas se ha dado este caso. Dos personas de diferentes sectores, de diferentes géneros y de diferente edad, pero ambos con la misma situación. Esas personas han sido demonizadas por sus jefes o socios en cuanto se les han puesto las cosas en su sitio y se les ha reclamado sus derechos. Ambas empresas consideran una traición que se les reclame lo que tienen que darle al trabajador. Ambas empresas perderán un activo muy valioso y reputación, si habéis leído bien, he dicho reputación. ¿Por qué esas empresas perderán reputación? Porque, con una lógica aplastante, si se putea, esclaviza y se demoniza a un trabajador este pondrá ante sus amistades y conocidos en tela de juicio toda la “buena” reputación de dicha empresa.

¿Qué se debería hacer en estos casos? En primer lugar: evitarlos. Así, sin más, sin darles más vueltas. Si no se sabe ser un líder es mejor que se dedique a hacer “calceta”. No todas las personas sirven para ser líderes y por eso tienen la denigración de su puesto con la palabra: jefe. En mi caso a mis superiores les llamaba por su nombre y me refería a ellos por ese nombre, si en algún caso usé la palabra jefe para referirme a ellos es que el asunto no iba bien, de hecho, por eso no estoy trabajando para ellos. ¿Pero se podría hacer algo más Capi? Claro que sí, tendría que existir un curso en el cual te puedan enseñar a como ser un buen líder. Otra cosa que se podría hacer es perder la costumbre que hay en este país de no pagar lo que se debe pagar. Y, por supuesto, si un trabajador no demuestra su valía y se acomoda (para ejemplo: los políticos españoles) despedirles, que también hay malos trabajadores y enchufados.

Si un trabajador (como ese del inem que está jugando al solitario (buscar fotos en la red que existen)), no ejecuta las funciones para las cuales firmó el contrato será necesario despedirle. Si un trabajador se tira 20 años sin acudir a ejecutar su trabajo (si, el sindicalista ese que solo iba a fichar), se le despide. Si un político no acude al congreso, parlamento, etc, despedirle y no dejarle trabajar en ningún sitio público.

La situación no cambiará en España si seguimos con la mentalidad actual. No tendremos buenos activos en nuestra empresa y lógicamente no tendremos buenos líderes. El producto se verá afectado porque el trabajador no querrá hacer bien el trabajo y la empresa tendrá que echar el cierre. Es pura lógica, pero nadie lo ve.

Seguramente por este post me lloverán las críticas: “¡¡Como dices eso!!” “¿Cómo puedes decir que despidan a una persona?” “¿Cómo te metes con los empresarios?” Pero todos conocemos casos muy cercanos de amigos, familiares y compañeros, o vosotros mismos, que habéis pasado por esas situaciones.

Así que os dejo con una reflexión que contesté a una pregunta de Ana Magro:

“Un buen líder no tiene trabajadores, tiene compañeros de trabajo. Un buen empleado no tiene jefe, tiene un buen líder.”

Pensad en esa reflexión y preguntaos que sois vosotros: ¿Jefe o líder? ¿Trabajadores o compañeros?

Que paséis un buen fin de semana.

Endika Lousa 

CEO de Pymes Unidas España

http://somospymesunidas.es

https://www.facebook.com/ElCapidePymesUnidas

Impactos: 10

Deja un comentario

error: Este contenido está protegido !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: